Shopping compulsivo

Ser adicto a las compras compulsivas, o ‘shopaholic’, está relacionado en muchas ocasiones con algún tipo de trastorno de personalidad de ámbito emocional: falta de autoestima, vacío afectivo, frustraciones, dificultades económicas, problemas en el entorno…

No obstante, el auge de las nuevas tecnologías y el uso estandarizado de Internet han propiciado una nueva ola de adolescentes que también caen en esta problemática.

compra compulsiva

¿Cómo se llega a ser un ‘shopaholic’?

El perfil de los afectados es bastante homogéneo: el 80% suelen ser mujeres de clase media que oscilan entre los 30 y los 40 años.

Más allá de las cuestiones emocionales también ocurre que, cuando el equilibrio en la producción de dopamina y serótina por parte del cerebro se rompe (aumentando más el nivel de dopamina y, por tanto, disminuyendo la sensación de satisfacción) entra en juego una reacción química que provoca la necesidad de seguir comprando de manera irracional.
Así, el adicto entra en un círculo vicioso muy difícil de superar, puesto que las compras que se hacen impulsivamente no responden a ninguna necesidad (la mayoría de veces ni siquiera se suele abrir lo que se ha adquirido), algo que dentro de una sociedad consumista pasa totalmente desapercibido.

Pese al posterior sentimiento de culpabilidad, el comprador compulsivo agrava su gastándose todo su dinero, y el de su entorno si fuese necesario, para poder hacerse con todo aquello que le apetece.

Reconocer que se tiene un problema

El primer paso para poder recibir ayuda, al igual que en el caso de los drogadictos y alcohólicos, es reconocer que se tiene un problema de adicción. Después de este gran avance, acudir a terapia, cancelar todas las tarjetas de crédito y plantearse un presupuesto limitado al mes son algunas claves para iniciarse en el camino de superar dicha adicción.
Desde el entorno, lo importante es estar atento a cualquier cambio de comportamiento inusual. Actualmente muchos adolescentes están cayendo en esta adicción debido al uso incontrolado de las nuevas tecnologías. Conseguir el último videojuego que ha salido o ir a la moda en lo que se refiere a aplicaciones para el móvil también crea la necesidad de comprar compulsivamente. Este mismo caso se puede dar en ciertas personas que se definen como “coleccionistas”, pero que en realidad pueden llegar a dejarse grandes cantidades de dinero por una serie de artículos sin poder permitírselo.

email
Si te ha gustado el artículo te agradeceríamos que lo compartieras en redes para que otras personas también puedan leerlo.

Este artículo fue escrito por:

- que ha escrito 164 posts on Psicología para todos/Superdotados/Psicología infantil/Depresión.

Psicólogo Sanitario, Máster en Terapia de conducta y Trastornos de la personalidad, Profesor Universitario en la Universidad Isabel I y en la Universidad Camilo José Cela, soy además enfermero, con la especialidad de enfermería del trabajo.

Contacta con el autor

Deja un comentario

¡A la venta mi nuevo libro!

Libro: ¡P@adres en alerta! Nuevas Tecnologías

davidcortejoso.com

davidcortejoso.com

Riesgos de las TIC en menores

Experto en Peligros de las TIC

Grupo Helptic

te ayudamos con las TIC

¿Quieres recibir las novedades de Psicoglobalia?

Introduce tu correo:

Páginas recomendadas

¿No encuentras lo que buscas? Prueba aquí

Búsqueda personalizada
Licencia de Creative Commons