Qué hacer cuando tu hijo es un cabezota

Normalmente sobre los tres años, tu hijo descubre el “yo”, comienza a ser más cabezota, a pensar de forma más egoísta y a volverse más testarudo. No debería sobrepasar los cuatro años, pero en ocasiones se alarga y acaba con la paciencia de los padres, veamos unas claves para llevarlo mejor.

La etapa egocéntrica

Durante los tres primeros años de vida, el hecho de que los niños solo piensen en sí mismos, y se vuelvan cabezotas y testarudos, es algo normal en su evolución. En esta etapa se sienten el centro de todo y están buscando su sitio dentro de la familia, por eso constantemente se oponen, y buscan hacer las cosas que ellos quieren y a su manera, no a la tuya.

Utiliza constantemente en su vocabulario el “no” y el “yo”, y cuando no consigue lo que quiere, es cuando surgen las famosas rabietas, reaccionando mal ante cualquier límite que le pongamos. En ocasiones también pueden derivarse en conductas agresivas o incluso en conductas autolesivas.

Cuando esta etapa la llevamos con tranquilidad y bien, será muy importante para el propio desarrollo del niño, ya que está en un periodo en el que experimenta cambios como poder tener más autonomía, moverse, la comunicación, etc., y saber ponerle unos límites adecuados y mantenerlos será crucial para su educación.

niño cabezota
Creative Commons License Photo Credit: Joaquin Villaverde via Compfight

Claves para los padres ante los niños cabezotas

Veamos las pautas más convenientes que debemos seguir como padres ante los ataques de egocentrismo y pataletas de nuestros hijos en este periodo:

–          Ya debemos empezar a negociar con ellos. Hay que hallar el punto medio entre sus deseos y los límites que queremos establecer.

–          Cuando haya cosas que se niegue a hacer pero que sean necesarias, debemos de ir preparándole y avisarle de que se debe hacer, dándole los motivos, y diciéndole que se le va a ayudar y a estar con él.

–          Debemos explicarle bien las cosas, no engañarle. Adaptando nuestro vocabulario al suyo en función de su desarrollo, para que no haya problemas de entendimiento.

–          A la hora de darle órdenes, deben ser de una en una, claras y con frases cortas.

–          Cuando estemos antes situaciones comprometidas, hay que quitar carga emocional y desdramatizar las situaciones, desviando así la atención del peque.

–          Es imprescindible que padre y madre tengan las cosas claras, y actúen coordinadamente. Cualquier fisura en la pareja, la suelen aprovechar. Por lo que es muy importante que habléis siempre las cosas antes, para tener todo preparado, y si se improvisa, intentar apoyaros el uno al otro.

–          Debemos reforzar, la etapa en la que está no es solo para ponerle normas y límites. También debe conocer sus puntos fuertes y la mejor forma es elogiando las cosas que sí hace bien. Es muy importante para él y para su autoestima, además de ayudar a corregir y modificar conductas.

–          Una increíble paciencia es estos momentos es tu mejor aliado: cuando te dice que no te quiere, que se va a ir con otro, cuando tenéis prisa y no quiere avanzar, cuando llora por todo, cuando inicia una pataleta… Sé más inteligente a pesar de tu cansancio y de las pocas ganas que tengas en esos momentos, y ten paciencia.

–          En las cosas que sí podamos negociar con él, es bueno que le dejemos hacerlo, se sentirá partícipe de las decisiones. Si quieres saber más de técnicas de negociación, lee 7 técnicas de negociación.

–          Lo último y lo más importante, no podemos exigirle cosas que no hagamos nosotros mismos. Por ello siempre hay que darle ejemplo. En esta etapa somos su modelo, y se fija en todo lo que hacemos, nos imita y quiere sentirse mayor. Por lo que habrá que darle un buen ejemplo en todo.

email
Si te ha gustado el artículo te agradeceríamos que lo compartieras en redes para que otras personas también puedan leerlo.

Este artículo fue escrito por:

- que ha escrito 164 posts on Psicología para todos/Superdotados/Psicología infantil/Depresión.

Psicólogo Sanitario, Máster en Terapia de conducta y Trastornos de la personalidad, Profesor Universitario en la Universidad Isabel I y en la Universidad Camilo José Cela, soy además enfermero, con la especialidad de enfermería del trabajo.

Contacta con el autor

Deja un comentario

¡A la venta mi nuevo libro!

Libro: ¡P@adres en alerta! Nuevas Tecnologías

davidcortejoso.com

davidcortejoso.com

Riesgos de las TIC en menores

Experto en Peligros de las TIC

Grupo Helptic

te ayudamos con las TIC

¿Quieres recibir las novedades de Psicoglobalia?

Introduce tu correo:

Páginas recomendadas

¿No encuentras lo que buscas? Prueba aquí

Búsqueda personalizada
Licencia de Creative Commons