Qué es un conflicto laboral y cómo gestionarlo

Qué es el conflicto laboral

Las personas asumimos que, con cierta periodicidad, se den conflictos en nuestra vida. Pero el peor de los casos se configura cuando vivimos o trabajamos en un ambiente conflictivo.

El conflicto laboral puede entenderse como la imposibilidad de que dos posturas consigan sus objetivos de forma simultánea, porque son opuestas o porque persiguen lo mismo a la vez.

¿Qué características tienen los conflictos laborales?

Las principales características de un conflicto laboral son:

–          Son inevitables, es algo normal y asociado a la propia vida de las personas.

–          Son potencialmente peligrosos, ya que pueden desembocar en graves problemas.

–          Pueden ser necesarios, ya que pueden favorecer el crecimiento de personas y organizaciones.

Los conflictos laborales se engloban dentro de la categoría de los problemas, pero estos últimos son más objetivables, más concretos y generalizables. Todos los conflictos son problemas, pero no todos los problemas son conflictos.

En cuanto a los tipos de conflicto laboral, existen muchas y diversas clasificaciones, pero de forma genérica y atendiendo al criterio de utilidad, podemos distinguir dos tipos, los conflictos improductivos (son perjudiciales para las personas y para las organizaciones) y los conflictos productivos (se pueden obtener beneficios de su resolución, como puede ser: estimular el interés, aumentar la cohesión del grupo, aumentar la motivación hacia una tarea, favorecer la autocrítica, mejorar la motivación por aprender, etc.)

conflicto laboral

Cómo gestionar un conflicto laboral

Para comenzar y aunque sea una obviedad, hay que decir que no es sencillo, ya que en los conflictos laborales median muchos factores, que en ocasiones están ocultos para la otra parte o para aquel que asume el papel de moderador.

Lo básico para gestionar un conflicto laboral es sentarse a realizar un análisis exhaustivo del mismo; de ello deberemos obtener como mínimo la siguiente información:

–          Si el conflicto es operativo, es decir, por alguna tarea concreta, o si es personal, con lo que su resolución es aun peor.

–          Quiénes son los protagonistas de dicho conflicto, tanto las personas que intervienen directa como indirectamente en el conflicto.

–          Cuáles son los objetivos de cada una de las partes implicadas.

–          Cuáles son los intereses y necesidades de cada una de las partes.

A partir de aquí, podemos, si queremos tomar el papel de moderadores, buscar más información, como el poder que tienen ambas partes en la propia organización (escalón de la jerarquía), las emociones y sentimientos implicados en el conflicto, la percepción del problema que tiene cada protagonista, los estilos de afrontamiento que utilizan ante esta situación, etc.

Una de las mejores formas de gestionar un conflicto laboral, y en general en nuestra vida diaria, es a través de la mediación. Método en el que profundizaremos en próximos artículos, con el fin de daros pistas de cómo realizarlo correctamente.

Estrategias de afrontamiento ante el conflicto laboral

Normalmente, cada persona utiliza, una serie de estrategias de afrontamiento ante los problemas, que definen su forma de actuar y de gestionar el conflicto laboral. Las más habituales son las siguientes y las coloco en función de su mayor a menor utilización:

  1. Negarlos: no existe el conflicto, todo está bien, y es mejor dejarlo como se encuentra.
  2. Evitarlos: consiste en evitar el enfrentamiento, postergándolo en el tiempo. Sí reconocemos que hay conflicto, no como en el caso anterior, pero no queremos afrontarlo.
  3. Rendirse: renunciamos a nuestra propia opinión y aceptamos la ajena, aunque vaya en nuestra propia contra.
  4. Avasallar: intentamos imponer nuestra opinión, primando nuestros intereses sobre los demás.
  5. Compromiso: intentamos buscar un acuerdo, realizando concesiones mutuas entre ambas partes del conflicto.
  6. Colaboración: intentamos resolver los conflictos de forma creativa y colaborativa.

Estas dos últimas son las más útiles para resolver conflictos y precisamente son las menos utilizadas.

email
Si te ha gustado el artículo te agradeceríamos que lo compartieras en redes para que otras personas también puedan leerlo.

Este artículo fue escrito por:

- que ha escrito 164 posts on Psicología para todos/Superdotados/Psicología infantil/Depresión.

Psicólogo Sanitario, Máster en Terapia de conducta y Trastornos de la personalidad, Profesor Universitario en la Universidad Isabel I y en la Universidad Camilo José Cela, soy además enfermero, con la especialidad de enfermería del trabajo.

Contacta con el autor

3 Respuestas hacia “Qué es un conflicto laboral y cómo gestionarlo”

  1. caty dice:

    termine con un abogado laboral por estres !!!

  2. Andronico dice:

    muchas gracias por su articulo, prof.Cortejoso.
    muy didactico y sencillo. me fue muy util como fundamento. gracias

  3. lilia echeverry dice:

    pude aprender a gestionar y resolver problemas .Me sirvio mucho el tema es muy claro y de mucho valor muchas gracias.LILIA.

Trackbacks/Pingbacks


Deja un comentario

¡A la venta mi nuevo libro!

Libro: ¡P@adres en alerta! Nuevas Tecnologías

davidcortejoso.com

davidcortejoso.com

Riesgos de las TIC en menores

Experto en Peligros de las TIC

Grupo Helptic

te ayudamos con las TIC

¿Quieres recibir las novedades de Psicoglobalia?

Introduce tu correo:

Páginas recomendadas

¿No encuentras lo que buscas? Prueba aquí

Búsqueda personalizada
Licencia de Creative Commons