Qué es la resiliencia y cómo potenciarla

La resiliencia es la capacidad humana de adaptarse a las adversidades, de superar los problemas, adaptándose y, además, sabiendo sacar beneficio de los mismos, al superarlos y salir fortalecidos de ellos.

La resiliencia es una capacidad psicológica que nos permite adaptarnos con éxito a las distintas circunstancias y situaciones que van surgiendo en nuestra vida. Pero no es solo adaptación, resiliencia tienen aquellas personas que van un poco más allá, y tras estas adversidades o circunstancias, consiguen adaptarse a ellas y las utilizan para salir fortalecidos y favorecer su propio crecimiento personal. Se toman las adversidades como retos a superar que les sirven a su vez para su propia maduración como persona, favoreciendo a la larga una mejora de su autoestima. Este precisamente, es el punto de vista de la psicología positiva.

Hay personas que al enfrentarse a un trauma, situación adversa o una desgracia, (p.ej. muerte de un ser querido) permiten que éstas situaciones los superen, pero hay otras que no lo permiten, que se “levantan” y que consiguen continuar con su vida sin problemas. Incluso hay personas que llevan esta actitud a un nivel superior y transforman ese trauma en algo positivo; es decir que ese problema los ayuda a desarrollar recursos para sobrevivir que creían no poseían. Esto es precisamente la resiliencia.

A touch of light Christian Kortum via Compfight

Cómo potenciar la resiliencia

La resiliencia no es una capacidad de nacimiento o innata, es algo que se aprende y que mejora con la práctica. Si que hay cuestiones genéticas que influyen en nuestro carácter y en nuestra conducta, y eso, a la larga, también influye en nuestra resiliencia, pero es algo que debe adquirirse y practicarse. Pero ¿cómo podemos ser más resilientes?

Hay ciertas características de nuestra forma de ser y actuar que mejoran nuestra capacidad de superar con éxito las adversidades y de usarlas para crecer. Esas características son las que debemos trabajar para mejorar nuestra resiliencia:

  1. Objetividad y optimismo: debemos ver siempre la vida con objetividad, sabiendo nuestros límites y capacidades, sabiendo las circunstancias que nos influyen y cómo manejarlas, pero utilizando siempre unas lentes de optimismo. Hay que aprender a ser optimista, ya que influye notablemente en nuestro ánimo y en nuestras conductas.
  2. Tenacidad y constancia: el dejar las cosas a medias no es una buena actitud para la resiliencia. Cuando nos proponemos un objetivo, y más cuando este es grande, nadie nos asegura el éxito, pero el trabajo y la constancia nos dejarán más cerca de él, y dándolo todo, aunque no lo consigamos, podremos estar más satisfechos con nosotros mismos que dejándolo por el camino.
  3. Fuera personas tóxicas: hay que tener un círculo social adecuado, que nos sirva de apoyo, y que tenga actitudes positivas como nosotros, las personas tóxicas nos restan tiempo y motivación.
  4. El humor es un gran aliado: tomarse las pequeñas adversidades con humor, siempre ayuda a superarlas y sobreponerse. Nadie dice que te eches a reír cuando ocurre una desgracia, pero es verdad que el sentido del humor ayuda ante las adversidades. Aprende a reírte de ti mismo lo primero.
  5. Los problemas son retos: lo mejor que podemos hacer ante los problemas es verlos como retos que debemos superar. De esta forma mejoramos nuestra disposición a trabajar para superarlos, será más sencillo sobreponerse a ellos y además sacaremos beneficio de este trago, mejorando nuestra autoestima cuando lo superemos.
  6. La creatividad es un buen aliado: las personas creativas suelen ver más opciones de solución que las que tienen menos creatividad, por lo que conviene trabajarla.
  7. Concienciarse de que no podemos controlarlo todo: hay muchas cuestiones que se escapan a nuestro control, por lo que si somos conscientes de ello, aceptaremos mejor nuestras limitaciones.

Como último consejo, este para los padres, el enseñar todas estas cuestiones y trabajarlas con los niños desde pequeños, ayudará a que estos sean más resilientes en su madurez, proporcionándoles una buena herramienta ante las dificultades. Hay que ayudarles a desarrollar su resiliencia.

 

email
Si te ha gustado el artículo te agradeceríamos que lo compartieras en redes para que otras personas también puedan leerlo.

Este artículo fue escrito por:

- que ha escrito 166 posts on Psicología para todos/Superdotados/Psicología infantil/Depresión.

Psicólogo Sanitario, Máster en Terapia de conducta y Trastornos de la personalidad, Profesor Universitario en la Universidad Isabel I y en la Universidad Camilo José Cela, soy además enfermero, con la especialidad de enfermería del trabajo.

Contacta con el autor

Deja un comentario

¡A la venta mi nuevo libro!

Libro: ¡P@adres en alerta! Nuevas Tecnologías

davidcortejoso.com

davidcortejoso.com

Riesgos de las TIC en menores

Experto en Peligros de las TIC

Grupo Helptic

te ayudamos con las TIC

¿Quieres recibir las novedades de Psicoglobalia?

Introduce tu correo:

Páginas recomendadas

¿No encuentras lo que buscas? Prueba aquí

Búsqueda personalizada
Licencia de Creative Commons