Qué es el capital erótico

El capital erótico

Algo que mucho se está oyendo estos días es el concepto de capital erótico. Y todo a raiz de un estudio realizado por la socióloga Catherine Hakim, de la London School of Economics, que ha acuñado el término capital erótico para referirse a una combinación de atractivo estético, social y sexual que las personas ejercen sobre el resto de la sociedad y de forma especial sobre el otro sexo. Y la autora defiende que ese atractivo construido a partir de una inversión inteligente en la propia imagen, en la forma como uno se mueve, habla y se comporta, debe ser utilizado en beneficio propio.

Catherin Hakim capital erótico

Para los profanos en la materia, significa aprovechar el atractivo físico en el propio beneficio, tanto social como laboral. No se han hecho esperar las críticas, sobre todo desde el ámbito de las asociaciones feministas, en relación a no entender que la mujer deba convertirse en un puro objeto de deseo sexual para poder conseguir objetivos profesionales y laborales.

Tradicionalmente se han venido considerando tres tipos de capital en las personas:

– Capital cultural: nuestros conocimientos

– Capital social: nuestra capacidad de acceder o recurrir a determinados grupos sociales.

– Capital económico: nuestros bienes y riquezas.

El trabajo de investigación de la profesora Catherine Hakim, pretende reivindicar el capital erótico. Se hace una simple pregunta: ¿por qué los estudios sociológicos lo han pasado por alto? No ocurre lo mismo con el capital económico, el capital cultural o el capital social. Según Hakim, para estudiar los movimientos sociales y el mercado de trabajo es necesario incluir el capital erótico, que debería considerarse el cuarto “activo personal”.

Según la autora de este estudio, el mero hecho de poner nombre a este concepto, ya consigue que seamos más conscientes del mismo, y esto puede constituir el primer paso para que la sociedad busque potenciar su atractivo y sus “armas físicas”.

Mi opinión sobre el capital erótico

Sin embargo, aunque el término no se haya acuñado con anterioridad, el capital erótico es en sí, tan antiguo como la raza humana. Y es precisamente en nuestro origen donde radica su comienzo, y me explico: somos animales con instintos y deseos, modificados por nuestra cultura y nuestra socialización. Pero los animales usan su “capital erótico” como reclamo para conseguir la mejor pareja, descendencia, protección, lugar donde vivir, comida y bebida, etc. Entonces, ¿es tan descabellado pensar que el capital erótico que tenemos cada uno es útil y puede ser utilizado en nuestro beneficio?

Los grupos de feministas no deberían “tirarse de los pelos” ante esta idea, no se trata de convertirnos en meros objetos sexuales, sino en utilizar nuestras capacidades para obtener nuestros objetivos, y esto no tiene porque ser una cuestión rechazable. No se trata de llevar un escote kilométrico o un pantalón (en el caso de los hombres) más ajustado. Se trata de jugar con nuestro atractivo en nuestro beneficio. Además, yo soy hombre, y considero que el capital erótico debe ser conocido y utilizado tanto por hombres como por mujeres, es más, es utilizado tanto por hombres como por mujeres y tenemos claros ejemplos en el mundo de la moda, del cine, de los deportes…

Por ello, usar el capital erótico de cada uno, de una forma correcta y no de forma agresiva, no debe molestar a nadie. Y para gustos los colores, una persona puede ser atractiva para alguien, y no serlo para otro, así que en mayor o menor medida, todos tenemos capital erótico, solo hay que saber cuáles son nuestras virtudes, y usarlas en los momentos precisos y ante las personas adecuadas.

El libro de Catherine Hakim

Si queréis tener una opinión propia y documentaros bien sobre el tema, os dejo el enlace del libro de Catherine Hakim por si os planteais adquirirlo:

email
Si te ha gustado el artículo te agradeceríamos que lo compartieras en redes para que otras personas también puedan leerlo.

Este artículo fue escrito por:

- que ha escrito 164 posts on Psicología para todos/Superdotados/Psicología infantil/Depresión.

Psicólogo Sanitario, Máster en Terapia de conducta y Trastornos de la personalidad, Profesor Universitario en la Universidad Isabel I y en la Universidad Camilo José Cela, soy además enfermero, con la especialidad de enfermería del trabajo.

Contacta con el autor

Deja un comentario

¡A la venta mi nuevo libro!

Libro: ¡P@adres en alerta! Nuevas Tecnologías

davidcortejoso.com

davidcortejoso.com

Riesgos de las TIC en menores

Experto en Peligros de las TIC

Grupo Helptic

te ayudamos con las TIC

¿Quieres recibir las novedades de Psicoglobalia?

Introduce tu correo:

Páginas recomendadas

¿No encuentras lo que buscas? Prueba aquí

Búsqueda personalizada
Licencia de Creative Commons