Niños estresados: cómo ayudarles

Los niños con estrés son una triste realidad en nuestros días; las actividades extraescolares, madrugadores, el horario continuado del colegio, los deberes, las competiciones deportivas… Es normal que en ocasiones no puedan con todo y acaban por sufrir los efectos del estrés.

niño estresado

Qué es el estrés

Existen diversas definiciones desde distintas formas de enfocarlo. Pero para entender el estrés de forma más simple, lo podemos considerar como una respuesta del organismo ante determinados hechos y circunstancias cambiantes que nos rodean, y que no ayuda a adaptarnos a ellos.

El estrés es completamente necesario, para mantenernos en tensión, alertas y vigilantes, para acomodarnos a nuevas circunstancias. El peligro viene cuando esta situación se prolonga mucho tiempo, o es demasiado intensa o bien sobrepasa nuestra capacidad de afrontamiento.

El estrés en los niños

El estrés es fácil que afecte a los niños, ya que en ellos todavía hay muchos mecanismos de afrontamiento que no están del todo desarrollados. Además, el ritmo de vida de la sociedad actual, la necesidad de muchos padres de que sus hijos aprendan de todo o sean los mejores, la separación de los padres o la muerte de un familiar, los horarios de trabajo de los padres y de los niños, y muchos más factores, contribuyen a que se produzca estrés en los niños.

Los primeros síntomas del estrés en los niños

Fases del estrés

fases del estrés

En las primeras fases de respuesta ante el estrés, cuando todavía pueden con él, es normal que se produzcan síntomas de tipo fisiológico: sudoración, fatiga, sequedad bucal, dilatación pupilar, aumento de la frecuencia cardíaca y de la tensión arterial, todos ellos relacionados con la ansiedad o el miedo que experimenta.

Cuando la situación comienza a sobrepasar la capacidad del niño por amortiguarla, aparecen otros síntomas más problemáticos como dolores estomacales y de cabeza, enuresis, encopresis, pesadillas, insomnio, pérdida de apetito y de peso, irritabilidad…

Una vez pasada la primera fase, llegamos a una etapa de resistencia, donde el niño se acomoda a las dificultades y comienza a renunciar a participar en actividades extraescolares, se vuelve indeciso, disminuye su autoestima, se puede volver impulsivo, agresivo, tener llantos, rabietas, etc.

En la última fase o de agotamiento, el niño con estrés puede llegar a enfermar o incluso a sufrir una depresión patológica.

6 claves para ayudar a un niño estresado

  1. Mantener rutinas y horarios. No hay que ser excesivamente exigentes con él, se le debe dar un margen para que juegue, para estar con los amigos, para descansar.
  2. Si le vamos a pedir o exigir o cosas, que sea a través de pequeños pasos u objetivos. Que vaya poco a poco, despacito.
  3. Hablar con él y explicarle de forma razonada qué cambios son “amenazas” y cuáles no. Ayudarle a entender cómo afrontarlos y apoyarle en todo momento en el proceso de afrontamiento.
  4. Intentar favorecer en los momentos que podamos, la relajación. Procurar que todos los días tenga un rato de relajación, enseñarle a respirar por la nariz y exhalar por la boca, despacio, con una música tranquila. Los dos, el padre o madre, con él a la vez, y que se vaya concentrando en la respiración y en las sensaciones que provoca el aire al entrar y al salir. Las técnicas de relajación son unos grandísimos aliados.
  5. Preguntarles y darles pie siempre a que expresen sus temores, sentimientos y preocupaciones. Tener tiempo a diario para poder hablar con él de todos estos temas que inundan su cabeza.
  6. Es conveniente hacerle responsable de todas sus tareas y cosas, que sepa que debe asumirlo, pero añadiéndole siempre vuestro apoyo. Que sepa en todo momento que estáis ahí para cuando él lo necesite.

Relación padres-hijo

Muchos estudios han demostrado que el tipo de relación que tienen los padres con su  hijo, influye enormemente en su capacidad para modular el estrés:

–          Si los padres están estresados aumenta mucho la probabilidad de que los hijos también se estresen.

–          Cuando son padres muy estrictos con la emocionalidad de sus hijos, reprimiendo la manifestación de sus emociones, también influye negativamente.

–          Cuando no mantenemos unos horarios y rutinas, y cuando reaccionamos de formas distintas a sus conductas (no somos coherentes), podemos contribuir al estrés en el niño.

–          Por último, todos aquellos padres que ignoran los sentimientos y expresiones emocionales de sus hijos, sin prestarles atención y esperando a que se pasen por sí solas, también contribuyen.

email
Si te ha gustado el artículo te agradeceríamos que lo compartieras en redes para que otras personas también puedan leerlo.

Este artículo fue escrito por:

- que ha escrito 164 posts on Psicología para todos/Superdotados/Psicología infantil/Depresión.

Psicólogo Sanitario, Máster en Terapia de conducta y Trastornos de la personalidad, Profesor Universitario en la Universidad Isabel I y en la Universidad Camilo José Cela, soy además enfermero, con la especialidad de enfermería del trabajo.

Contacta con el autor

6 Respuestas hacia “Niños estresados: cómo ayudarles”

  1. Esmirna dice:

    Buenas Tardes

    leí un publicado sobre los niños que sufren de Enurecis, pero en realidad buscaba esta enfermedad en adultos. Cuando era pequeña me orinaba en la cama y siempre era una gran presion por parte de mis padres que juraban que yo lo asía de maldad, pero tenían la esperanza de que al crecer esto desapareciera, pues continuo por mucho tiempo no me pasaba diario solo los días que estaba mas pendiente por no hacerlo, intente muchas cosas, como: no beber agua, ir mucho al baño antes de dormir y otras, pues dure así hasta los 15 años cuando por fin desapareció. La cuestión es que en esta etapa de mi vida, tengo 22 años, estoy teniendo muchos inconvenientes y esto ha alterado mi estabilidad emocional recientemente he vuelto a experimentar lo de mojar la cama y lo peor que fueron dos veces seguidas, no se que hacer y no quiero que eso se repita es vergonzoso hasta para un niño imagínese una persona ya adulta.
    Espero me responda o sugiera algo. Bye

  2. David dice:

    Hola Esmirna, para el problema que me comentas lo único que puedo recomendarte es que acudas a un psicólogo especializado que te ayude a resolver tu problema. Siento no poder ayudarte más, pero hay que tratarlo “en directo”, un salud y gracias por seguir la página.

  3. Cinzia dice:

    Buenos días, resulta que mi hijo que tiene casi 8 años, en el cole no sabe estar tranquilo (habla mucho y molesta) , hable con el y le aconseje de intentar respirar con ojos cerrados cuando no puede tranquilizarse. Es un niño encantador y aplicado no tiene problema en el aprender. ayer después que lo castigaron por llenar de arena a una compañera, hablamos en familia tranquilamente para que nos explicara lo que había pasado..etc….lo intento y se puso a llorar y después estaba tan nervioso que cerro los dientes y casi le temblaba la boca, me ha impactado mucho. Hablamos con el muy suavemente y el entiende lo malo y lo bueno….quisiera que me aconsejara …que podríamos hacer para que este mejor y que se pueda controlar
    Gracias de antemano

Trackbacks/Pingbacks

  1. […] Trastorno psíquico: depresión, ansiedad, estrés, adicción a sustancias, traumas psicológicos, miedos y fobias, trastornos emocionales, […]

  2. […] Hay niños que rinden mejor a una hora que a otra. Hay que enseñarles para evitar situaciones de estrés infantil. También debemos de darles tiempo para el estudio, no podemos llenarlos la semana de […]

  3. […] habilidades sociales y técnicas de resolución de problemas y se refugian en el tabaco para paliar el estrés y la […]


Deja un comentario

¡A la venta mi nuevo libro!

Libro: ¡P@adres en alerta! Nuevas Tecnologías

davidcortejoso.com

davidcortejoso.com

Riesgos de las TIC en menores

Experto en Peligros de las TIC

Grupo Helptic

te ayudamos con las TIC

¿Quieres recibir las novedades de Psicoglobalia?

Introduce tu correo:

Páginas recomendadas

¿No encuentras lo que buscas? Prueba aquí

Búsqueda personalizada
Licencia de Creative Commons