Mi hijo es superdotado ¿qué hago?

Cuando un padre (o madre) quiere saber si su hijo es superdotado porque empieza a tener unas sospechas más que fundadas, comienza a tener la duda, lógicamente, de qué hacer. Intentamos a continuación daros alguna pista de las opciones que tenéis para confirmar si el niño es superdotado y que podéis hacer posteriormente para darle el mejor “camino” posible a esta cuestión.

Que podéis hacer si lo sospecháis

En caso de sospechar que mi hijo es superdotado, lo más adecuado es buscar la confirmación y los consejos orientativos de un profesional. Cuanto antes se identifique a un niño superdotado, más fácil será establecer alrededor de él un entorno educativo, familiar y social adecuado, que potencie el desarrollo de sus altas capacidades. Por ello un primer paso es ir a hablar con el tutor de la escuela, cambiar impresiones con él sobre el comportamiento y el rendimiento en la escuela, comentándole vuestras sospechas para ver si las comparten y solicitando que se le haga una valoración por el psicólogo del equipo de orientación escolar. En caso de que lo considerarais necesario o que el propio equipo de orientación escolar os lo aconsejara, se puede hacer la valoración por la vía privada, o bien usarlo como opción para complementar la valoración que os hagan en el ámbito escolar.

En otras ocasiones puede ser el pediatra del niño el que nos dé indicaciones tras sus sospechas. Por ello estos profesionales de la salud pueden ser unos muy buenos aliados, no los descartéis.

Para considerar que el niño es superdotado se deben cumplir los requisitos que en el artículo ¿Mi hijo es superdotado?: claves para sospecharlo os puse. No sólo basta con que tenga un CI alto (coeficiente de inteligencia). Para ello le someterán a distintas pruebas evaluativas con una buena fiabilidad, que exploraran distintos ámbitos y capacidades del niño. Esto puede traducirse en varias sesiones de una a dos horas, pero son completamente necesarias para ratificar su superdotación. No sólo vale el resultado de los tests y de las pruebas que el niño realiza, sino que los profesionales también recaban información del entorno familiar, escolar y social del niño, así como la actuación del mismo en la ejecución de las pruebas. Al niño, por el contrario de lo que podéis creer, puede resultarle divertido o entretenido realizar estas pruebas, por lo que no tengáis temor. Los profesionales que les atienden además, están especializados en éste ámbito, por lo que saben cómo tratarles.

niño superdotado

Foto : jorgemejia (Flickr)

El mayor de los problemas que hay en España y otros países es que, aunque la legislación actual sí contempla la educación de los superdotados, no está desarrollada en muchos sitios, y las soluciones pasan únicamente por la aceleración, es decir, adelantarles cursos. Esto no siempre se consigue aunque se solicite, y toca ir por vía judicial. Al final no siempre se permite y cuando sí se consigue es una solución a medias, ya que, o bien el retraso judicial es importante y cuando se autoriza ya ha pasado de curso escolar, o bien se autoriza más rápido y aun así la aceleración es solo para un curso, con lo que el niño superdotado en seguida se vuelve a poner en “cabeza” de los de su clase y al año siguiente volvemos a empezar el curso con el problema que teníamos. Para que os ilustréis, existe un documental muy aconsejable de una hora de duración, el cual tenéis el enlace al final del artículo, e igualmente os recomiendo dos películas que a mí me recomendaron hace ya algún tiempo en mis prácticas de psicología, para poder entender un poco la situación, de forma genérica, del mundo del superdotado intelectual: “El indomable Will Hunting” y “El pequeño Tate” (espero que os gusten).

Existe otra solución que es acudir a los excelentes y escasos sitios especializados en superdotación que hay, de forma que se les incluya en los programas que tienen y que abarcan tanto el ámbito académico, como el ámbito socioafectivo. Están conformados por expertos en psicología, ciencias de la educación y otras ramas del conocimiento que ayudarán a completar la educación del niño superdotado. La pega que tienen es el desembolso económico que suponen. Si esto no es un impedimento, puede ser una buenísima opción. Les acogen, evalúan, diagnostican, complementan su educación, despiertan en ellos intereses por las distintas materias, conviven con otros chicos/as con sus mismos intereses e inquietudes, etc. Aquí os dejo una página muy aconsejable donde podéis ver las asociaciones y centros en España especializados en la superdotación intelectual.

Otras alternativas que existen en el entorno educativo son la anticipación del inicio de escolarización, reducción del periodo de escolarización y la adaptación curricular de ampliación: consistente en adaptar el programa oficial de enseñanza al niño, en función de una evaluación psicopedagógica previa.

Otra alternativa que tenéis los padres es apuntar al niño a diversas actividades extraescolares de lo más variadas; si el niño es pequeño podéis apuntarle a actividades que consideréis que pueden ser adecuadas para su educación (música, algún deporte, clases de ajedrez…) y para sus relaciones sociales (formación de grupo de amigos con idénticos intereses); cuando ya es algo más mayor, debéis dejar que el niño participe en la toma de decisiones. El empezará a tener sus propios intereses y sólo tenéis que ayudarle ofreciéndole posibilidades para profundizar en ellos, complementándolo a la vez con actividades familiares que desarrollen su interés por el conocimiento (museos, actividades culturales, teatro, música, certámenes de teatro en la calle, títeres, espectáculos diversos…) y también por el entretenimiento (no debéis olvidar nunca que son niños).

Tenéis que intentad motivad a vuestro hijo, combatid los peligros que puede conllevar una etiqueta en él de “superdotación”, dadle oportunidades sociales para relacionarse con otros niños, de iguales condiciones y distintos; facilitadles experiencias de aprendizaje, describid junto con él lo bueno que tiene el tener unas altas capacidades intelectuales y conducirlas en la dirección adecuada, no para conseguir pequeños Einstein, si no para conseguir niños felices. ¿Qué cómo saber si tu hijo es superdotado?, estad con él, observadle, escuchadle y lo más importante a mi entender como padre y como psicólogo: cuando vamos creciendo perdemos poco a poco la capacidad de poder ver la vida de la forma en la que lo ve un niño, sólo tenéis que intentar recordar que es lo que sentíais en cada etapa del desarrollo, cuáles eran vuestros principales intereses (juego, amigos, novia, diversión, estudios…) y una vez que lo consigáis, poneros en los ojos de vuestro hijo, a lo mejor en ese momento os dais cuenta de lo que os pide, de lo que busca, de lo que quiere. A esto se le llama EMPATÍA, y es una habilidad que la sociedad está perdiendo progresivamente.

Espero que os haya gustado el artículo. Si habéis accedido primero a este, os recomiendo que leáis ¿Mi hijo es superdotado?: claves para sospecharlo. Como siempre os digo, dejad cualquier comentario que queráis, todos aprendemos y si queréis y el tiempo os lo permite.

Enlaces recomendados

 

email
Si te ha gustado el artículo te agradeceríamos que lo compartieras en redes para que otras personas también puedan leerlo.

Este artículo fue escrito por:

- que ha escrito 40 posts on Psicología para todos/Superdotados/Psicología infantil/Depresión.

Psicólogo, Máster en Terapia de conducta y Trastornos de la personalidad, es además enfermero, con la especialidad de enfermería del trabajo y Técnico Superior en Prevención de Riesgos Laborales con las especialidades de Ergonomía y Psicosociología Aplicada e higiene Industrial.

Contacta con el autor

4 Respuestas hacia “Mi hijo es superdotado ¿qué hago?”

  1. Jose dice:

    Excelente artículo!!nos confirma algo que hasta que no nos decidimos a investigar no teníamos manera de demostrar, nuestro hijo estaba teniendo problemas de rebeldía e inconformidad; al hacerle las pruebas arroja 138, lo que no está nada mal para un hijo de vecino!.ahora nos queda el reto de pulir ese pequeño diamante. Gracias por este ilustrativo artículo, tienen un portal muy útil!.

  2. Hola buena tarde,soy la señora Onésima, soy Mexicana. Me gusto mucho su articulo Licenciado; lo que pasa que tengo unos gemelos niño y niña y los veo muy listos en comparación a sus iguales, y he tenido esa inquietud de que sean evaluados y si es así pues no desperdiciar esos talentos que tienen. Mi hija camino al rededor de su cuna a los 7 meses y mi hijo a los 8 y ahora tienen 5 años y mi hijo casi aprendió a leer casi sin ayuda. Ellos nos seguian con la mirada desde los 7 dias de nacidos.
    Tengo esa inquietud Licenciado.
    Espero su contestación a mi correo por favor y saber su opinión
    Muchas gracias por sus comentarios y espero lo siga haciendo
    UN SALUDO Y UN ABRAZO…

  3. Buena tarde soy Onésima soy Mexicana y se me hizo muy interesante su articulo Licenciado, espero siga compartiendo sus conocimientos, muchas gracias.
    Tengo 2 hijos gemelos niño y niña y me interesó su articulo porque tengo inquietud de que ellos sean de estos niños que usted menciona ya que caminaron alrededor de su cuna a los 7 y 8 meses y nos seguían con la mirada desde los 7 días de nacidos y aprenden muy rápido.
    Me gustaría saber su opinión Licenciado, a mi correo por favor y espero siga compartiendo sus conocimientos
    MUCHAS GRACIAS Y UN SALUDO Y ABRAZO

Trackbacks/Pingbacks


Deja un comentario

¡A la venta mi nuevo libro!

Libro: ¡P@adres en alerta! Nuevas Tecnologías

davidcortejoso.com

davidcortejoso.com

Riesgos de las TIC en menores

Experto en Peligros de las TIC

Grupo Helptic

te ayudamos con las TIC

¿Quieres recibir las novedades de Psicoglobalia?

Introduce tu correo:

Páginas recomendadas

¿No encuentras lo que buscas? Prueba aquí

Búsqueda personalizada
Licencia de Creative Commons