El sueño en bebés, método Estivill

El sueño de los bebés es una cuestión que trae de cabeza a muchos padres, y en este caso hablo con conocimiento, y no profesional, sino personal. Vamos a analizar el método Estivill relatado en su libro “Duérmete niño”, para lograr que los bebés concilien el sueño sin problema, y sus padres también.

El método Estivill

Veamos un poco en qué consiste el método “Duérmete niño” del Dr. Estivill para aquellos que no lo conozcáis o no lo hayáis oído. Es un método consistente en enseñar a dormir a los bebés, que se recomienda aplicar a partir de los 6 meses de edad del bebé, y que está basado en conocimientos neurobiológicos y técnicas derivadas de la psicología conductual.

Básicamente y a modo de resumen, el método Estivill nos dice que los bebés adquieren hábitos incorrectos de sueño durante los primeros meses de vida, con lo que posteriormente tendrán problemas en la conciliación del sueño, tienen múltiples despertares, no quieren dormir solos, etc.

Es un método sencillo en su concepción, pero difícil de aplicar por las cuestiones emocionales que acarrean a los padres, y muy criticado desde corrientes psicológicas que defienden la crianza natural, y la educación basada en el cuidado y el cariño.

método Estivill

Esquemáticamente, consiste en dejar al niño en su cama y explicarle que es la hora de dormir, que le quieres mucho y que vas a enseñarla a dormir solo. Cuando el niño, proteste, llore y/o patalee, se debe esperar un tiempo para acudir nuevamente a su cuarto y volver a decirle lo mismo. El intervalo de tiempo con el que acudimos a su cuarto se va a ir ampliando, de manera que en unos días (o más) conseguiremos que lo entienda y duerma solo.

En el libro del Dr. Estivill encontramos las tablas de frecuencia e intervalos que deben ir aplicándose. Lo único que debe recordarse, es que no debe aplicarse en bebés menores de meses.

Idea del método Estivill

La idea del libro Duérmete niño para mejorar el sueño en bebés, radica en considerar que los padres hacemos que el bebé adquiera hábitos inadecuados de sueño. Es decir, cuando son bebés, les dormimos a distintos horarios, en la silla, en el cochecito de paseo, en la cuna o en la cama, en brazos, con luz tenue, a oscuras… De esta forma el bebé no adquiere una rutina adecuada a la hora de conciliar el sueño.

Está claro que cuando son muy bebés precisan de amamantar o tomar el biberón a distintas horas, o si les pasa algo lloran porque no tienen otro método de llamarnos. Por eso mismo no se recomienda realizar el método antes de los meses, incluso desde mi experiencia personal, yo diría que es complicado aplicarlo antes del año, pero eso ya dependerá de cada caso.

Con el método Estivill conseguimos que el niño adquiera unas rutinas adecuadas para conciliar el sueño, con lo que ganan el niño y los padres. Pero, también tiene sus inconvenientes. Yo os diré, desde mi opinión puramente personal, que ni defiendo el método ni lo critico. Reconozco que tiene cosas positivas pero también negativas. Vamos a analizarlas.

Ventajas e inconvenientes del método Estivill

Desde el ámbito puramente psicológico, creo que los extremos nunca fueron buenos. Hay que aplicar cada cosa, siempre teniendo en cuenta las circunstancias específicas y particulares de cada caso. Por ello, el método Estivill puede ser bueno para una familia y realmente puede funcionar, y sin embargo puede que no lo sea para otra.

Ventajas

–          Ayudamos a “organizar” el sueño en bebés.

–          Mejoramos el descanso, tanto del bebé como del resto de la familia.

–          Enseñamos la importancia de las rutinas al bebé.

–          Mejoramos toda la dinámica y armonía familiar.

–          En ocasiones puede ser el método adecuado, cuando a determinadas edades del niño, éste sigue en cierto modo demandando la presencia de sus padres y alterando el sueño de toda la familia.

Inconvenientes

–          Es doloroso para los padres el tener que dejar al niño llorando tal y como indica el método, alargando además estos periodos para que entienda que es el momento de dormir.

–          No todos los niños son iguales, y en ocasiones, el método no funciona. El mismo autor en el libro recomienda no aplicar a niños con cierto grado de ansiedad. En el caso de los bebés, se les puede denominar bebés de alta demanda (pulsar sobre el enlace para conocer las características de este tipo de bebés).

–          Existen estudios del ámbito psicológico y neuropsicológico que han presentado datos acerca de lo negativo de dejar llorar a los niños pequeños en la maduración de su sistema nervioso, cuestión a la que no hace mención el libro.

–          Hay corrientes psicológicas en contra de la utilización de este método, que se basan en los métodos de crianza natural, colecho, etc., igualmente defendibles.

Si quieres puedes comentar tu experiencia con éste método o dejar cualquier comentario.

email
Si te ha gustado el artículo te agradeceríamos que lo compartieras en redes para que otras personas también puedan leerlo.

Este artículo fue escrito por:

- que ha escrito 164 posts on Psicología para todos/Superdotados/Psicología infantil/Depresión.

Psicólogo Sanitario, Máster en Terapia de conducta y Trastornos de la personalidad, Profesor Universitario en la Universidad Isabel I y en la Universidad Camilo José Cela, soy además enfermero, con la especialidad de enfermería del trabajo.

Contacta con el autor

Deja un comentario

¡A la venta mi nuevo libro!

Libro: ¡P@adres en alerta! Nuevas Tecnologías

davidcortejoso.com

davidcortejoso.com

Riesgos de las TIC en menores

Experto en Peligros de las TIC

Grupo Helptic

te ayudamos con las TIC

¿Quieres recibir las novedades de Psicoglobalia?

Introduce tu correo:

Páginas recomendadas

¿No encuentras lo que buscas? Prueba aquí

Búsqueda personalizada
Licencia de Creative Commons