El castigo, cómo utilizarlo bien

Antes de que nadie se tire de los pelos ante el título y el artículo, debo dejar clara mi posición ante el castigo: NO soy partidario de su uso, ni si quiera con fines educativos.

Pero debemos reconocer, que todos, y si no que “el que esté libre de pecado que…”, hemos usado alguna vez el castigo con nuestros hijos, amigos, familiares… aunque lo desconociéramos.

El principal problema es que no sabemos utilizarlo como método educativo. Ya que si desprecio el castigo como método educativo, no tengo calificativos para el uso de los castigos sin tales fines.

Tipos de castigos

Básicamente y por no complicaros, existen dos tipos generales de castigo:

–          El castigo positivo, que es utilizado para disminuir una determinada conducta que no es adecuada, a través de obtener una consecuencia desagradable cada vez que se realice dicha conducta. Ej.: el típico grito o azote.

–          El castigo negativo (o costo de respuesta), pretende disminuir la aparición de la conducta indeseada eliminando cosas que le gustan cada vez que realice dicha conducta. Ej.: “te quedas sin ver los dibujos…”

Sin incluir las malas prácticas como el castigo físico o el castigo psicológico, básicamente, utilizamos este tipo de técnicas muy frecuentemente para educar a los peques.

castigo

Cómo utilizar eficazmente el castigo

Como os decía nada más empezar el artículo, no soy partidario de su uso, ya que defiendo el uso de otras técnicas para modificar conductas no deseadas antes que el castigo, como ya os mostraba algunos ejemplos en el artículo ¿Cómo modifico la conducta de mi hijo?

Pero lo que está claro es que todos lo usamos, y sin embargo, en muchas ocasiones lo usamos mal y pierde su eficacia.

¿Qué características debe tener un castigo para que sea eficaz?

–          Intensidad del castigo: ni mucho ni poco. No podemos castigarle desproporcionadamente, porque lo único que hacemos enseñarle un abuso en la relación de poder entre padres e hijos y porque sería injusto. Tampoco nos podemos quedar cortos, ya que no tendría la eficacia deseada. El castigo debe ser proporcionado en su intensidad, en relación a la conducta indeseada.

–          Las conductas a corregir: debemos de tener claro que conductas deben corregirse. Hay que darse cuenta del momento evolutivo en el que se encuentra tu hijo. No podemos exigirles cosas que a su edad no puede aun comprender o realizar. Y teniendo en cuenta siempre que son niños, y debemos de flexibilizar un poco las exigencias.

–          La inmediatez de la aplicación: el castigo, positivo o negativo, debe ser inmediato a la conducta indeseada. A medida que transcurra más tiempo, va perdiendo su eficacia, según demuestran todas las investigaciones en psicología.

–          El aviso: no está demás avisar una vez de las consecuencias que puede traer una determinada conducta indeseada. Consecuencias por la conducta misma, pero también por el castigo que se le aplicaría. El problema es que muchas veces queremos educar basándonos en la amenaza, y esto no sirve. Ej.: no podemos decirle a un niño en el parque, que deje de tirar arena a los demás o si no nos vamos a casa (además de explicarle que se mete en los ojos), y no irnos cuando lo hace la segunda vez. Si nos dedicamos a amenazar simplemente, no nos hará caso, ya que ha comprobado que sus conductas no tienen consecuencias, más allá de la simple amenaza. Y esta una situación muy frecuente. No consiste en ser estrictos con los niños, hay que tener flexibilidad, pero ante el ejemplo que os he puesto u otros más graves, hay que eliminar dichas conductas.

–          Tipo de castigo: el estímulo que se va a utilizar, tanto aplicándolo como retirándolo, debe tener un significado y una importancia para el niño. Decirle que si se porta mal estará castigado sin hacer los deberes, no tendría mucha lógica, pero si utilizamos algo que el valores, sí. Y no se trata de fastidiarle, se trata de corregir la conducta indeseada, no perdáis nunca esta perspectiva. Por otro lado también hay que tener cuidado con lo que se elige, ya que se puede volver en nuestra contra. Antes era muy común el “castigado y te vas a la cama”, el problema es cuando empezamos a descubrir que el niño duerme mal, o que no le gusta entrar en su cuarto… La aversión por el castigo se generaliza y trae consigo sus consecuencias.

castigo

Consejos ante el castigo

Lo más adecuado siempre es utilizar cualquier tipo de castigo combinado con un refuerzo positivo de la conducta deseada. Me explico, se le castiga, sí, pero a la vez hay que enseñarle cuál es la conducta correcta. Si no solo le enseñamos qué es lo que no debe de hacer, pero no le enseñamos lo que debe hacer. Es un consejo fundamental.

Buscar siempre otras alternativas al castigo, como la extinción, el modelado, la sobrecorrección, etc. En breve os informaré de estos métodos de modificación de conductas con más detenimiento.

Y por favor, evitar el castigo físico o el psicológico:

–          No enseña

–          Son formas de maltrato infantil

–          Solo enseñas que esa forma de actuar es valedera para conseguir lo que quieres

–          Puedes servir de modelo para que tu hijo en el futuro actúe de igual forma

–          Algunos estudios revelan que hay cierta relación entre esta forma de actuar y posibles problemas conductuales, delincuencia, consumo de drogas, etc.

Recomendación

Si queréis informaros bien del tema, aquí os dejo una recomendación de un libro que os habla perfectamente del tema. No dejéis de documentaros bien si sentís curiosidad.

email
Si te ha gustado el artículo te agradeceríamos que lo compartieras en redes para que otras personas también puedan leerlo.

Este artículo fue escrito por:

- que ha escrito 164 posts on Psicología para todos/Superdotados/Psicología infantil/Depresión.

Psicólogo Sanitario, Máster en Terapia de conducta y Trastornos de la personalidad, Profesor Universitario en la Universidad Isabel I y en la Universidad Camilo José Cela, soy además enfermero, con la especialidad de enfermería del trabajo.

Contacta con el autor

14 Respuestas hacia “El castigo, cómo utilizarlo bien”

  1. thelma dice:

    pensandolo bien creo que yo soy el problema soy muy nerviosa que puedo hacer

  2. David dice:

    Hola Thelma, gracias por comentar en la web. Pues con la poca información que me aportas poco te puedo decir. Lo que sí te puedo afirmar es que si tu crees que el problema está en ti, por tus nervios, como dices tu, deberías acudir a un especialista para que te echara una mano, o al menos evaluara tus temores, para confirmarlos o rechazarlos.

    Un saludo y muchas gracias.

  3. Gol dice:

    Yo si soy sincera estoy libre de tirar la primera piedra. Tengo 2 hijos, 5 y 9 años, y NUNCA LOS HE CASTIGADO. Cuando han actuado de una manera que no me ha parecido correcta les he llamado la atención, hemos hablado del por qué de sus actos y de las consecuencias que han tenido y si se ha tenido que actuar en consecuencia lo hemos hecho (pidiendo disculpas, preocupándonos por la otra persona…). La verdad es que a veces pienso que en verdad lo que pasa es que he tenido suerte con mis hijos y nunca me han dado motivos suficientes como para tenerlos que castigar, pero aun así AFIRMO que aunque me los dieran NO LO HARÍA. ¿Qué conseguiría? ¿que no lo vuelvan a hacer por miedo a las consecuencias? y eso ¿de qué sirve?. Si realmente queremos que no lo vuelvan a hacer entonces pienso que realmente lo importante es que sean conscientes de las consecuencias de lo que han hecho y a partir de ahí hacerles responsables de sus actos.
    Leyendo este artículo entiendo que los castigos es una herramienta rápida y fácil de aplicar para los padres, pero si pensamos un poquito son una enorme humillación para los niños. Hay otras formas de educarlos para convertirlos en personas responsables, honestas, comprensivas, empáticas…y por este motivo cualquier incitación al castigo no me parece correcta por mucho que al principio del artículo se especifique que se está en contra de los castigos.

  4. David dice:

    Hola Gol, efectivamente y como bien dices, dejo bien claro al principio del artículo que mi posición es en contra de la aplicación de los castigos, creo que con eso queda muy claro, y añadiendo en la última parte del artículo que no se deben aplicar porque no enseñan, porque es una forma de maltrato infantil,,etc. Por otro lado, al ser psicólogo y querer compartir información en formato artículos, me pareció interesante hablar del castigo como recurso educativo para aquellos que quieran aplicarlo o le estén haciendo. Por su puesto no incitándoles a ello.
    Como bien dices, dejo clara la postura al comienzo del mismo.
    Por otro lado gracias por compartir tu experiencia con todos, siempre ayuda.
    Gracias y un saludo.

  5. sonia dice:

    HOLA,tengo un problema con mi hija.Tiene 9 años y no para de mentir sobretodo en lo referente al colegio;no apunta los deberes que tiene que hacer,engaña con la nota de los exámenes,todos los días viene con una nota en la agenda de que no ha hecho los deberes.Tanto los profesores como yo no sabemos que hacer,nos engaña a todos.Ya le he quitado todo lo divertido:dibujos,juegos….Solo la tengo haciendo deberes del colegio y los que le pongo yo aparte.No se que hacer,necesito ayuda.

  6. Cyndi dice:

    lo unico que debo decir es que corregir a tiempo un niño traera frutos.. y alli les dejo un versiculo de la biblia…El que detiene el castigo, a su hijo aborrece;
    Mas el que lo ama, desde temprano lo corrige.
    (Proverbios 13.24)

  7. Esther dice:

    Hola, tengo dos hijas una de 9 años y otra de 3 años y medio. Solicito ayida porque la pequeña de 3 años y medio, me indican en el cole que cuando no quiere comer le pega patada a la monitora de comedor, la profesora me ha dicho que mi hija es de pegar a algun niño. Mi hija en la calle con otros niños no tiene ese comportamiento ni con mayores ni con niños. Mi hija mayor me dice que la monitora de comedor la chilla a mi hija, la coge de la coleta…no se que hacer ni lo que creer. Que hago, si es un problema de que mi hija no se adapta en el cole o de la profesora y monitora….necesito ayuda por favor

  8. Norka Maria dice:

    hola buenas tardes, tengo un niño de 11 años y ya no se que hacer con las mentiras que dice, tanto en el colegio como en la casa, tambien es cierto que a veces soy muy flexible o me despreocupo de lo que hace y termina haciendo lo que el quiere si le digo que no sale al parque al descuido mio se va y cuando vuelve lo regalo me molesto y eso a el no parece darle mucha importancia… quiero saber si le quito su bicicleta me ayudaria en algun aspecto…

  9. Piedad dice:

    Tengo una niña de 8 años y tenemos serios problemas con las mentiras y la ultima vez que me mintió yo me exaspere y la castigue con una tablita pequeña que tengo y me senti muy mal y miserable pero es algo que no tolero y no se como tratarlo, siempre le decia que iba a castigarla asi porque no lo habia hecho anteriormente y ahora tengo un gran sentimiento de culpa y no se como manejar esto de las mentiras. Agradezco su amable respuesta

  10. MARIELOS dice:

    YO TENGO UN NIÑO DE 7 AÑOS, ES DEMASIADO IMPERACTIVO, Y ULTIMAMENTE NO ESTA HACIENDO OBEDIENTE EN LA ESCUELA Y A COMENZADO A DECIR MENTIRAS, NOSE QUE HACER…. EN VARIAS OCACIONES LE EH LLAMADO LA ATENSION Y LE EH HABLADO DE LAS CONSECUENCIAS, PERO NO ME HACE CASO

  11. Mairena dice:

    Saben realmente tengo problemas con mi hijo de 6 años, el se ha vuelto demasiado mentiroso, miedoso, desobediente, conteston y sobretodo opina en las platicas de los adultos y aunque pareciera que NO esta escuchando ya se ha aprendido TODA la platica!!! Tengo casi dos meses de separada, tengo excelente relación con el papa de el pero el niño no para de empeorar … he pensado seriamente en llevarle al psicologo q me ayude o que me diga que hacer con el niño, me siento decepcionada como madre ya que siento que estoy fallando y que se me esta saliendo de las manos … Por favor ayudenme!!!! Que me aconsejan???

  12. Exkol dice:

    Hola, acabo de leer tu post y un error muy grave que noto es que has definido al CASTIGO POSITIVO como CASTIGO NEGATIVO y viceversa. Respecto al tema me parece buena las estrategias de disciplina que propones. Me parece que no se debe desmeritar tanto al castigo positivo ya que no con todas las personas funcionan otras estrategias, pienso yo que el castigo positivo es muy eficaz y que reforzar conductas permiten un mejor resultado. Muy importante es conocer los intereses y necesidades de la persona a la cual queremos disciplinar ya que solo conociéndola realmente podremos lograr su adecuada adaptación.

  13. Maria Isabel Ruiz Rivera dice:

    hola mi nombre es Msriaisabel soy mamapadre tengo dos hermosos hijos
    de 13 años y de 2 y medio, el primero esta en plena adolescencia un niño muy inteligente pero con un caracter fuerte hace, no le gusta las responsabilidades, me propuse castigarlo con quitarle el celular selo quito 15 dias,esta bien o es un exeso, me ha ocultado malas calificaciones producto de falta de tareas y otros no se si hago bien, he hablado con el al respecto anteriormente lo hizo otra vez.
    gracias.
    si puedes enviame tu face o algun modo de conectarte gracias.

  14. paco dice:

    hola muy buenas!!
    todo lo poco que aportas ya me lo conozco y de poco me sirve muchas gracias, y en resumidas cuentas si quiero indagar mas en el asunto o poder saber mas sobre el tema, lo que me recomiendas es que compre un libro…apañaos vamos.
    Nunca he llegado a recibir ayuda verdaderamente de un Psicólogo porque siempre me dicen lo que ya se o me recomiendan encarecidamente que siga actuando de la misma manera como lo estoy haciendo… Gracias de nuevo.

Trackbacks/Pingbacks


Deja un comentario

¡A la venta mi nuevo libro!

Libro: ¡P@adres en alerta! Nuevas Tecnologías

davidcortejoso.com

davidcortejoso.com

Riesgos de las TIC en menores

Experto en Peligros de las TIC

Grupo Helptic

te ayudamos con las TIC

¿Quieres recibir las novedades de Psicoglobalia?

Introduce tu correo:

Páginas recomendadas

¿No encuentras lo que buscas? Prueba aquí

Búsqueda personalizada
Licencia de Creative Commons