Cómo motivar a estudiar a los niños

Motivar a estudiar a los niños no es una tarea sencilla de los padres, ya que, generalmente, no es algo que les llame la atención o les guste. Sin embargo, debe ser una más de nuestras labores dentro de la educación de los hijos.

Para la psicología, la motivación es uno de los aspectos fundamentales de todo acto. Debe existir una motivación que nos impulse a la acción. Esta motivación puede ser intrínseca, algo interno que nos mueva a llevar a cabo la acción, o extrínseca, alguna recompensa externa que nos motive a actuar.

Pero, según la psicología, para que ésta motivación tenga un verdadero efecto en el caso que nos atañe, es decir, el de motivar a nuestros hijos a estudiar, no debe ser algo puntual, sino algo permanente y continuo.

Errores que debemos evitar para motivar a estudiar

1. Lo primero que debemos tener claro es que los niños deben hacer los deberes solos. No debemos intervenir en aquello que sepan ya hacer. Solo ayudarlos a hacerlos o indicarles cómo, pero no hacérselos.

 

Si queréis más información sobre la ayuda que debemos prestarles en los deberes, leeros el artículo Claves para ayudar a los niños a hacer los deberes.

2. Improvisar el horario, el lugar y las condiciones de estudio. Hay que crear rutinas y hábitos en el niño, desde bien pequeños.

3. No estimularles y hacerles dependientes, esperando a que acudan constantemente a nosotros. Debemos fomentar la autonomía en el estudio, que aprendan a pensar y a resolver, no solo a preguntarnos.

4. Dejar que se queden “frenados” en aquello en lo que no avanzan, y además hacerlo como una especie de castigo. debemos prestarles ayuda.

5. No dejar que tomen decisiones y organizarles constantemente el estudio. Hay que permitirles organizarse, pensar y dejar también que en alguna ocasión se equivoquen.

Cómo motivar a estudiar

Es importante insistirles desde pequeños en que deben hacerse responsables, y que cada etapa tiene sus propias responsabilidades. En la etapa en la que se encuentran aprender y hacer sus tareas, es una de sus mayores responsabilidades.

Pero no debemos convertir esto en algo tedioso para ellos, en una obligación que acaben por odiar. Debemos ser suficientemente imaginativos para conseguir que vean algún atractivo a eso de aprender.

Veamos algunas estrategias para motivarles:

1. Es bueno estar presentes en sus tareas diarias, no estar encima, no lo confundáis, pero sí cerca y que sepan además que pueden acudir a nosotros con total libertad cuando tengan dudas y problemas. Si cada vez que viene le reñimos porque nos interrumpe y nos molesta, poco bien le estaremos haciendo en su futuro académico.

2. Es bueno hacerles ver que no hay que aprender las cosas “literalmente”. Nuestra memoria trabaja espectacularmente, pero si solo memorizamos la información se puede perder. Cuando elaboramos más esa información, lo que es en psicología guardarla en almacenes de la memoria más profundos, es más fácil que se retenga. ¿Cómo hacer eso? Pues con la comprensión, es mejor que comprenda lo que aprende que memorizarlo al pie de la letra. En alguna ocasión hacer que os cuente el tema que debe saberse para el día siguiente, pero explicado con sus palabras.

3. Las recompensas materiales no son un mal aliado, pero debemos de usarlas con cautela. Cuando son pequeños aun, es fácil recompensarles con el elogio y los halagos, además les encanta. Cuando son algo más mayores, prometerles la consola de turno si al final del curso lo aprueban todo, no está mal, pero estas recompensas materiales deben desaparecer paulatinamente, no deben convertirse en un hábito para conseguir que estudie. Debéis inculcarle lo positivo de aprender, de sacar buenas notas, etc.

4. Si vuestro hijo es buen estudiante, hay que reconocérselo. No porque siempre lo sea debemos de darlo como obvio y olvidarnos de ello; está bien seguir motivándole y elogiándole, para que no pierda interés ni ritmo.

5. Algo que sí debemos enseñarles es que los deberes deben ser lo primero. Pero no con la típica frase de “así luego tienes toda la tarde para estudiar”, ya que convertimos  a los deberes en los malos de la película, como una carga que cuanto antes se la quite mejor.

6. Procúrale un buen sitio de estudio, con buen material, con buenas condiciones de iluminación, sin grandes distracciones, en el que se sienta a gusto y motivado para el estudio. Será mucho más sencillo que se sienta cómodo con el estudio.

7. Enséñale desde pequeño a aplicar técnicas de estudio: resumen, subrayado, lectura comprensiva, esquemas… Aunque sea un esfuerzo para nosotros, será un esfuerzo recompensado en el futuro, ya que les facilitaremos enormemente el estudio.

8. Hay que enseñarle a priorizar. En función de la cantidad de materias a estudiar, de deberes a realizar, del tiempo que se disponga. Hay niños que rinden mejor a una hora que a otra. Hay que enseñarles para evitar situaciones de estrés infantil. También debemos de darles tiempo para el estudio, no podemos llenarlos la semana de actividades…

 

Motivar a estudiar a los niños es una tarea de constancia y de implicación total de los padres, pero tiene unos resultados muy gratificantes.

email
Si te ha gustado el artículo te agradeceríamos que lo compartieras en redes para que otras personas también puedan leerlo.

Este artículo fue escrito por:

- que ha escrito 164 posts on Psicología para todos/Superdotados/Psicología infantil/Depresión.

Psicólogo Sanitario, Máster en Terapia de conducta y Trastornos de la personalidad, Profesor Universitario en la Universidad Isabel I y en la Universidad Camilo José Cela, soy además enfermero, con la especialidad de enfermería del trabajo.

Contacta con el autor

Deja un comentario

¡A la venta mi nuevo libro!

Libro: ¡P@adres en alerta! Nuevas Tecnologías

davidcortejoso.com

davidcortejoso.com

Riesgos de las TIC en menores

Experto en Peligros de las TIC

Grupo Helptic

te ayudamos con las TIC

¿Quieres recibir las novedades de Psicoglobalia?

Introduce tu correo:

Páginas recomendadas

¿No encuentras lo que buscas? Prueba aquí

Búsqueda personalizada
Licencia de Creative Commons