¿Cómo modifico la conducta de mi hijo?

Modificar la conducta de nuestro hijos es lo que todos los padres quisiéramos saber hacer y dominar a las mil maravillas, y es de lo que vamos a tratar de hablar en este artículo. Aunque, claro está, siempre hay que tener en cuenta que cada niño tiene sus características que lo hacen especial y diferente, así como sus conductas, por lo que un mismo método, no tiene porque valer para distintos niños o ser eficaz ante distintas conductas.

Os daré una breve explicación de las técnicas más comunes y usuales y que podéis llevar a la práctica en vuestro ámbito. Aunque claro está, si la conducta es demasiado difícil de modificar o bien de ella pueden derivarse consecuencias serias para él o para los que le rodean, os recomiendo como siempre que acudáis a un psicólogo especialista.

modificación de conducta

Modificación de conducta

Muchas veces consideramos ciertas conductas de nuestros hijos como un problema, cuando en realidad son fruto de una interacción entre sus intereses y los nuestros, resultado de su maduración y crecimiento natural. La cuestión es que vivimos en un mundo marcado por horarios, normas, rutinas que deben de cumplirse, tanto nosotros como ellos, y no podemos criar y educar en tanta libertad como proponen algunos movimientos psicológicos.

Una de las más significativas es la llamada desobediencia, que es real y existente, pero que en otras ocasiones también es provocada cuando intentamos imponer sin dar más alternativas ni explicaciones.

En otras ocasiones las conductas problemáticas no son a causa de los padres, pero sí se observa un déficit claro en el manejo de contingencias por parte de estos, con el fin de controlarlas o redirigirlas. Es aquí cuando es conveniente tratar de corregir determinadas conductas, y donde podemos aplicar las técnicas que os voy a comentar.

Veamos primero una serie de consejos generales que contribuyen a aumentar la eficacia de la aplicación de éstas técnicas:

–          Debemos adaptar las técnicas a la edad del niño y a su grado de comprensión.

–          Es muy conveniente organizarlas, planificarlas y aplicarlas por ambos progenitores.

–          También es muy adecuado ir anotando resultados, observaciones, frecuencia, etc., con el único fin de poder valorar posteriormente los resultados obtenidos.

–          Establecer reglas explícitas, concisas, breves y evitar castigos físicos, gritos y amenazas.

–          Establecer rutinas diarias, flexibles en su cumplimiento, pero que orienten y ayuden al niño a saber lo que le espera en cada momento.

Técnicas de modificación

1. Economía de fichas: consiste en darle unos refuerzos tangibles, como fichas, gomets, puntos… de forma rápida y automática cuando lleve a cabo conductas adecuadas. Previamente habréis pactado con él dichas conductas, la cantidad de recompensa a recibir por cada tipo de conducta, las recompensas por las que podrá canjear dichos puntos o gomets, cuando podrá hacer la conversión o intercambio, la cantidad de puntos o gomets que se le quitarán si realiza las conductas que queréis disminuir o eliminar… El programa debe estar bien “atado”, para ello es fundamental que lo planeéis entre vosotros y luego se lo mostréis a él, dándole un pequeño margen para negociar, con el fin de favorecer el sentimiento de participación, que siempre facilita el cumplimiento del programa.  En función de la edad de vuestro hijo deberéis adaptar las recompensas (también en función de sus preferencias e intereses con el fin de motivarle), éstas no tienen por qué ser siempre materiales, pueden ser de realizar actividades con él, por ejemplo. El programa deberéis revisarle de vez en cuando con el fin de comprobar que los refuerzos sigan siendo eficaces porque le siguen interesando. Si vais logrando modificar, disminuir o eliminar, deberéis ir retirando el programa paulatinamente, e ir sustituyendo las recompensas por refuerzos verbales.

2. Contrato de contingencias: es un acuerdo por escrito en el que establecéis, semejante al anterior, conductas a realizar, conductas que no debe realizar y consecuencias de ambas.

3. Extinción: es un método consistente en averiguar, para ello los padres son los mejores observadores, lo que está reforzando que el niño haga esa conducta que queremos que se elimine o modifique. Una vez averiguado consiste en eliminar dicho refuerzo, para que pierda el interés en realizar dicha conducta y acabe desapareciendo. En niños pequeños es muy típico ante las rabietas ignorarlas, es el mejor método. Entiendo que ante determinadas situaciones es muy difícil llevarlo a cabo, pero realmente los que somos padres y ya hemos pasado por ello, cuando vemos alguna rabieta por la calle o en el supermercado y vemos al padre o madre ignorándolo por completo, comprendemos que es lo mejor que puede estar haciendo.

Una vez extinguida reforzar la nueva situación del niño si éste ya se encuentra relajado y ha cambiado de actitud.

Os dejo un vídeo para que veáis muchas veces como lo que buscan es simplemente que se les haga caso.


4. Tiempo fuera: es un método consistente en sacar al niño completamente de la situación en la que está llevando a cabo la conducta inadecuada. Muchas veces se utiliza porque no se han identificado el o los reforzadores que las están manteniendo. Es típico el sistema “vamos al rincón de pensar”. Hay que “sacar” al niño completamente de la situación en la que se estaba produciendo la conducta (de la habitación, de la casa, del comercio…) Y esperar pacientemente a que se extinga por sí misma; también cuesta pero tiene mucha eficacia.

5. Coste de respuesta: consiste en retirarle algún refuerzo positivo si está realizando una conducta inadecuada. El típico “te vas a quedar sin los dibujos si te sigues portando así”. Apreciaciones: no debemos amenazar si no advertir, y si continúa, entonces aplicar la sanción de forma inmediata. Una amenaza repetida no tiene ninguna eficacia y puede tener además justamente el efecto contrario. Debemos de ser proporcionados en cuanto al refuerzo que le quitamos y la conducta que estaba realizando, y se le debe dar la oportunidad de recuperar el refuerzo diciéndole la forma correcta de realizar la conducta o de portarse.

6. Modelado: es una forma de enseñar una conducta nueva o bien de corregir una inadecuada. Consiste en ir premiándole o recompensándole cualquier conducta que realice y que se vaya aproximándose al objetivo que nos hemos puesto, aunque no sea exactamente el mismo. Cada paso que dé en la dirección adecuada se le premia, y al final se consigue que aprenda lo que queríamos o que modifique lo que era inadecuado.

modificación de conducta

Por su puesto existen más técnicas de modificación de conducta como la sobrecorrección, la saciación, el castigo (positivo y negativo), inoculación de estrés, relajación, técnicas de autocontrol, entrenamiento en habilidades específicas, intención paradójica, entrenamiento en autoinstrucciones, etc. Las que os he descrito son fundamentalmente conductuales, pero son las más sencillas y las que mejor relación muestran entre aplicación-eficacia, para que podáis llevarlas a la práctica.

Por otro lado sí que os quiero añadir y resaltar, que no somos perros como los de Pavlov, con todo mi respeto a estos animales, por lo que debemos tener bien claro, que en las conductas de nuestros hijos, entran en juego muchos factores y entre ellos están los cognitivos y los emocionales. Los sentimientos como el cariño, el respeto, la confianza, son imprescindibles para transmitir una buena educación y una maduración en armonía.

Quiero deciros con ello, que bajo mi punto de vista, tanto profesional como padre que soy, los extremos nunca son adecuados, por muy buenos resultados que puedan arrojar. Ni la disciplina extrema ni la libertad total. Tener cabeza a la hora de aplicar técnicas, pensad detenidamente si la conducta es realmente un problema, poneros en el punto de vista de vuestro hijo y pensad tanto en vuestra felicidad como en la suya.

 

email
Si te ha gustado el artículo te agradeceríamos que lo compartieras en redes para que otras personas también puedan leerlo.

Este artículo fue escrito por:

- que ha escrito 40 posts on Psicología para todos/Superdotados/Psicología infantil/Depresión.

Psicólogo, Máster en Terapia de conducta y Trastornos de la personalidad, es además enfermero, con la especialidad de enfermería del trabajo y Técnico Superior en Prevención de Riesgos Laborales con las especialidades de Ergonomía y Psicosociología Aplicada e higiene Industrial.

Contacta con el autor

6 Respuestas hacia “¿Cómo modifico la conducta de mi hijo?”

  1. nelson vásquez dice:

    Me agrada el video que ilustra el deseo de llamar la atención por parte del niño, de manera natural y espontánea.Nosotros los adultos muchas veces de manera más compleja nos comportamos como ese niño.Bonita manera de ilustrarlo.Gracias.

  2. Mayte dice:

    Soy madre desesperada,tengo una hija de 9 años y. Otro de casi 4.Con la niña no se que hacer,chilla muchisimo ,contesta,desobedece.Hasta este año de notas muy altas pero veo q esta bajando su nivel escolar.Relacion hermanos, al chico no hay quien le diga nada en tono ofensivo en la calle que se pone hecha una furia y en casa juegan un rato bien y al momento estan discutiendo y chillando.Me podrian ayudar? Esto me supera, gracias.

  3. maribel dice:

    bueno ante todo gracias por todo lo que Ud. nos da a conocer yo tengo un problema que se trata de mi paciencia la verdad es que no tengo paciencia con mi hijo al momento de hacerle estudiar el no se concentra es muy caprichoso que puedo hacer ante esto que ya me esta sacando de quicio el tiene 5 años

  4. Belen dice:

    Hola.. Estoy frustrada, cansada, y no se que hacer ya con mi hijo de 7 años, me miente todo el tiempo, descaradamente ya lo he castigado, le hable, rete, castigue, faje, saque fútbol,pley,plaza amigos, ya trate con recompensa y no se ya que hacer… Me jura que me dice la verdad y después resulta que es mentira ej: tenes tarea? -no mamá… -seguro? Si mama, no tengo tarea y pregunto a otra mama y resulta que si tenia y así con otras cosas más graves. Ya no se que hacer y estoy agotadaaa

    • Eliza dice:

      Hola belen estoy en la misma situacion que tu , mi hijo tienen 9 y desde los siete es un experto en jurar y hasta llorar y me reta a que lo mire a los ojos y me dice confia en mi para luego darme cuenta que esta mintiendo. Ya no se que hacer .. pues he intentado todo

  5. Mayeline dice:

    Hola saludos para todos,, tengo un niño de 7 años que ya no sé cómo hacerle entender que las mentiras no son buenas ayudenme por favor

Trackbacks/Pingbacks


Deja un comentario

¡A la venta mi nuevo libro!

Libro: ¡P@adres en alerta! Nuevas Tecnologías

davidcortejoso.com

davidcortejoso.com

Riesgos de las TIC en menores

Experto en Peligros de las TIC

Grupo Helptic

te ayudamos con las TIC

¿Quieres recibir las novedades de Psicoglobalia?

Introduce tu correo:

Páginas recomendadas

¿No encuentras lo que buscas? Prueba aquí

Búsqueda personalizada
Licencia de Creative Commons