Bajo rendimiento académico en nuestros hijos

Muchas veces cuando oímos hablar de bajo rendimiento académico o incluso de fracaso escolar, que no es lo mismo, esperamos que el estudio revele que las causas se hallan en el programa educativo, en el papel de los docentes, en la masificación de las aulas… Pero se nos olvida que hay otra serie de factores, inherentes al estudiante, que influyen o determinan en dicho rendimiento académico.

Los padres, tenemos una “obligación” moral y afectiva con nuestros hijos, y ésta abarca también al tema de la educación. No podemos delegarla completamente en el sistema educativo desentendiéndonos del tema.

Con ello no quiero decir que seamos la causa del mal rendimiento que pueden tener algunos estudiantes. Todo lo contrario, las causas suelen ser múltiples. Lo que está claro es que, en aquellos factores en los que sí podemos influir, debemos actuar por el bien de nuestro hijo. Hay que evitar la pasividad. Es verdad que hay padres que nunca se involucran en el devenir académico de sus hijos y al final, sin embargo, el hijo/a sale con una buena carrera y un puesto de trabajo, pero también tienen mayores probabilidades de que esto no sea así que unos padres que sí se involucren.

bajo rendimiento académico

Multicausalidad del bajo rendimiento académico

Ateniéndonos exclusivamente a lo que concierne a nuestro hijo, y no al programa, método o institución educativa, los factores que pueden contribuir a que se dé un bajo rendimiento académico son:

  1. Factores físico-sensoriales: problemas relacionados con la visión y/o la audición, patologías crónicas que dificultan la continuidad de la asistencia a clase o a llevar un programa de estudios, fatiga física, problemas relacionados con el sueño y/o la alimentación, trastornos neurológicos, problemas de adicción de sustancias, problemas de salud de los padres o hermanos, etc.
  2. Factores de ámbito psicológico: niños con altas o con bajas capacidades intelectuales, falta de interés o desmotivación, problemas con las habilidades de lecto-escritura, trastornos relacionados con la atención, trastornos de la memoria, CI bajo o en el límite, trastornos de la personalidad, trastornos de tipo afectivo-emocionales, trastornos del lenguaje, trastornos relacionales o déficits de las habilidades sociales, falta de hábitos y técnicas de estudio, traumas, abusos, muerte de un ser querido, separación o divorcio de los progenitores, estilo educativo de los padres, formación académica de los padres, etc.
  3. Factores ambientales-organizacionales: horarios y ritmo de vida, estrés por desplazamientos u horarios, sobrecarga de actividades extraescolares y/o de deberes, cambios importantes o constantes de su entorno o de sus horarios, nivel socio-económico familiar, etc.

El papel de los padres

El papel de los padres en el rendimiento académico de sus hijos es crucial por varias razones:

–          Pueden ser los primeros en identificar factores que pueden o bien han desencadenado ya un mal rendimiento académico.

–          Son los primeros que deben instaurar un hábito de estudio en los hijos.

–          Son los primeros que deben motivar a sus hijos en el estudio, en la búsqueda de respuestas a sus interrogantes, en la búsqueda de nuevos interrogantes.

–          Son lo que deben facilitar experiencias de aprendizaje a sus hijos (visitas a museos, exposiciones, lectura de revistas, libros…)

–          Son los que deben facilitar recursos y material, complementario al existente en el ámbito académico, para que el hijo pueda estudiar, averiguar, interesarse…

–           Son los que deben apoyar a sus hijos en el estudio del día a día, ayudando, resolviendo, enseñando…

Debido al frenético ritmo de vida que llevan hoy muchas familias, con horarios distintos, trabajando los dos, familias monoparentales… en las que apenas tenemos tiempo para nosotros mismos y casi nada para nuestros hijos, donde la fatiga, el cansancio, el estrés y las preocupaciones nos vencen en muchas ocasiones, debemos tener claro que nuestros hijos nos necesitan y nos tienen de primeros modelos a lo largo de su vida.

Desde que son pequeños debemos motivarles en la lectura, ponernos con ellos para reforzar el aprendizaje de la lectura y de la escritura, enseñarles a estudiar para que sepan hacer esquemas, resúmenes, subrayados, crearles un entorno (habitación) adecuado para el estudio, establecerles unas rutinas y horarios de estudio y de reparto del resto de las actividades, atendiendo a sus preferencias y no excediéndonos en las actividades extraescolares, motivándoles para que sepan repartir su tiempo y no estén todo el día con los amigos, leyendo o estudiando nosotros para darles ejemplo… Está claro que no es fácil.

Por el contrario si nos preocupamos e intentamos hacer bien las cosas, el fruto que recogeremos será muy bueno. Le dotaremos de un mayor nivel cultural, le estaremos dando mayores oportunidades a la hora de que en el futuro tenga posibilidades laborales, facilitaremos que sea una persona con habilidades y destrezas que le permitan adaptarse a su medio…

Mis recomendaciones:

–  Poneros desde pequeños con él o ella.

–  Enseñarle en casa a manejar el ordenador.

–  Fomentar su curiosidad por la lectura (que no solo vea la tv).

–  Cuidar lo que ve en la tv.

–  Realizar actividades culturales y lúdicas con ellos.

–  Enseñarles cosas por vuestra cuenta, cosas que dominéis.

–  Enseñarles a buscar información cuando vosotros no la tengáis, o bien buscarla juntos.

–  Cuando os pregunten por cosas que no entienden, hacerles preguntas a ellos para que sean ellos mismos los que acaben encontrando la respuesta.

–  Que los periodos prolongados de vacaciones como el verano, no se tiren ante el televisor o bien no exista un exceso de “libros de actividades”.

–  Como siempre os digo, el mejor ejemplo en todo sois vosotros. No hace falta estar todo el día leyendo o estudiando o haciendo cursos, pero si demostráis motivación por aprender de las cosas, por buscar soluciones a los interrogantes… se lo inculcáis, y eso, es uno de los legados más importantes que podéis dejarles.

 

email
Si te ha gustado el artículo te agradeceríamos que lo compartieras en redes para que otras personas también puedan leerlo.

Este artículo fue escrito por:

- que ha escrito 40 posts on Psicología para todos/Superdotados/Psicología infantil/Depresión.

Psicólogo, Máster en Terapia de conducta y Trastornos de la personalidad, es además enfermero, con la especialidad de enfermería del trabajo y Técnico Superior en Prevención de Riesgos Laborales con las especialidades de Ergonomía y Psicosociología Aplicada e higiene Industrial.

Contacta con el autor

Una respuesta hacia “Bajo rendimiento académico en nuestros hijos”

Trackbacks/Pingbacks


Deja un comentario

¡A la venta mi nuevo libro!

Libro: ¡P@adres en alerta! Nuevas Tecnologías

davidcortejoso.com

davidcortejoso.com

Riesgos de las TIC en menores

Experto en Peligros de las TIC

Grupo Helptic

te ayudamos con las TIC

¿Quieres recibir las novedades de Psicoglobalia?

Introduce tu correo:

Páginas recomendadas

¿No encuentras lo que buscas? Prueba aquí

Búsqueda personalizada
Licencia de Creative Commons